Por Verónica Ayala

Las designaciones de candidatos a gubernaturas en Morena dejaron al interior del partido una serie de heridas y divisiones que podrían cobrarle factura al partido del Presidente Andrés Manuel López Obrador en la elección de junio.

En Michoacán, el Senador Cristóbal Arias, quien aspiraba a la candidatura y decía ser el mejor posicionado, desconoció la postulación de Raúl Morón, Alcalde de Morelia y ex dirigente de la CNTE, rompió con Morena y advirtió que insistirá en buscar la Gubernatura por otras vías.

La designación del polémico Senador Félix Salgado Macedonio, para Guerrero, también provocó inconformidades. Entre ellas, por parte de John Ackerman, quien cuestionó la postulación del ex Alcalde de Acapulco, quien se impuso sobre su cuñado, el superdelegado Pablo Amílcar Sandoval, hermano de la Secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval.

En Nuevo León, corrientes al interior de Morena han rechazado la imposición de la ex priista Clara Luz Flores como candidata la Gubernatura, como se manifestó en protestas realizadas el 22 de noviembre durante una visita del dirigente nacional Mario Delgado, y con el rechazo de los demás aspirantes a su nominación.

En Zacatecas, el Senador José Narro Céspedes, criticó la decisión y acusó la intromisión del coordinador morenista en el Senado Ricardo Monreal, para favorecer a su hermano David Monreal, quien obtuvo la candidatura. 

En Colima, la diputada federal Claudia Yáñez renunció a Morena tras acusar la imposición de ex superdelegados del Gobierno federal en los estados, como Indira Vizcaíno en esa entidad, y calificó de farsa el proceso de selección de candidatos. 

Otros estados donde hubo acusaciones de ‘dedazos’ y cuestionamientos por parte de los aspirantes fueron Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Sinaloa y Tlaxcala. 

Te recomendamos leer esto:  Morena al acecho

Incluso, el Senador Cruz Pérez Cuéllar, quien no obtuvo la candidatura por Chihuahua, incluso señaló a Gabriel García Hernández, coordinador de Programas Integrales de Desarrollo del Gobierno federal, como el responsable de ‘cucharear’ las encuestas para posicionar a delegados en los estados como candidatos. 

¿Podrá el dirigente nacional Mario Delgado mitigar los conflictos internos en los estados de cara al proceso electoral del 6 de junio?

#AHÍVIENE