Pilar Sanchez

Ocesa, empresa dedicada a los espectáculos, conciertos y recintos, tuvo pérdidas por 1,240 millones de pesos en su flujo operativo en 2020, dadas las restricciones iniciadas el 16 de marzo de 2020 para evitar contagios, año del inicio de la pandemia de COVID-19. 

Sus ingresos fueron de 4 mil 132 millones de pesos, una caída de 65% en comparación con los resultados de 2019. Dicha situación orilló a la empresa a reducir su plantilla laboral en un 48%, pasando de 2,160 empleados a 1,130.

Durante el segundo trimestre de 2021, CIE, empresa dueña de Ocesa, tuvo ventas por 901 millones de pesos, 71% más en relación con el segundo trimestre de 2020. En el primer semestre de 2021 las ventas ascienden a 1,689 millones de pesos, 41% menos comparado con el mismo periodo de 2020. 

Sin embargo, un detallito, dicha empresa es la encargada del montaje de la maqueta Huey-Teocalli, una réplica monumental del Templo Mayor, en el Zócalo de CDMX. Esta instalación es parte de la conmemoración de los 500 años de la caída de Tenochtitlán. 

Sobre el costo de este show no hay respuestas, sin embargo, Vanesa Bohórquez, secretaria de cultura de CDMX ha señalado que el Gobierno de la ciudad no puso recursos para su realización y que es Ocesa quien invierto en la construcción y espectáculo de luces a través de una condonación de impuestos. 

Pese a las críticas surgidas alrededor de la maqueta, las proyecciones nocturnas del videomapping Memoria Luminosa continuarán hasta el 1 de septiembre en tres horarios distintos, evitando aglomeraciones a pesar de la tercera ola de contagios por COVID-19. 

Te recomendamos leer esto:  Contagios, pirámides y desafueros

#UNDETALLITO