Sharenii Guzmán

Desde el primer día de su gobierno en Chiapas, el 8 de diciembre de 2018, Rutilio Escandón Cadenas ofreció lo mismo de siempre: empleos y mejorar economía. 

“En materia de política económica Chiapas se concentrará en desarrollar los sectores claves de la economía: generar empleos de calidad bien remunerados e incentivar la economía interna”. 

Prometió que iba a incrementar la calidad de vida de los chiapanecos, en especial de los que menos tienen. 

“Es tarea inmediata mejorar significativamente la vida de la población chiapaneca por lo que se atenderá de manera prioritaria las necesidades en materia de alimentación, salud, educación, empleo, ingreso y vivienda de la población en condiciones de pobreza, pobreza extrema, a la población indígena y a las localidades de mayor rezago y marginación”. 

Sin embargo, a dos años y medio de su toma de protesta como gobernador, el estado sigue ocupando los peores lugares en rezago y pobreza. 

De acuerdo con la asociación civil especializada en economía “México, ¿cómo vamos?”, Chiapas ocupa este 2021 el primer lugar en pobreza laboral con 64.3%; seguido por Guerrero con 58.6% y Oaxaca con 56.6%.

Y en 2020 fue el estado con más rezago social, según el Índice de Rezago Social (IRS) 2020 del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL).

#UNDETALLITO