Sharenii Guzmán

Pese al castigo presupuestal del INE para el próximo año del 26%, el capricho de Andrés López, la consulta de revocación, o ratificación como le llama Morena, sigue en marcha. 

El ejercicio costará a los mexicanos 5 mil millones de pesos y desde hace 20 días, el 1 de noviembre, comenzó la recolección de firmas. 

Sin embargo, ya les encontraron mañas propias de mapaches electorales. Hasta el corte del 19 de noviembre se tenían 399,374 firmas, 308,771 sí están en la Lista Nominal y 90,603 presentan irregularidades como duplicidad, nombres fantasmas o datos falsos. 

Se supone que los promoventes son ciudadanos que solicitan la revocación a través de firmas.. 

Tienen hasta el 25 de diciembre de 2021, para juntar 2.8 millones de firmas, lo que equivale al 3% de la lista nominal, y de paso hacer campaña.

Por orden del Tribunal Electoral, el INE ya recibe los apoyos en papel, además del uso de una aplicación. Durante enero el órgano electoral verificará los datos. 

De lograr los millones de firmas validas, el 4 de febrero saldría la convocatoria, en marzo sería la campaña y el 10 de abril se realizará la consulta.

Para que los resultados sean válidos se necesita que el 40% de la Lista Normal, es decir 36 millones de mexicanos, voten. 

Más que un ejercicio de participación ciudadana parece ser una promoción anticipada y engañosa y, para variar, calmar el ego de uno solo.

#UNDETALLITO