Sharenii Guzmán

A dos años y medio del gobierno de Claudia Sheinbaum, la Ciudad de México resiente sus promesas incumplidas. 

En su toma de protesta en el Congreso de Donceles, el 5 de diciembre de 2018, la Jefa de Gobierno aseguró que desaparecería al cuerpo de granaderos. 

“Por ello y en cumplimiento de una de las demandas del movimiento estudiantil de 1968 y en la facultad que me otorga como Jefa de Gobierno la Constitución Política de la Ciudad de México, he pedido al Secretario de Seguridad Pública la desaparición definitiva del Cuerpo de Granaderos”.

También prometió acabar con la violencia de género para saldar una deuda. 

“Como primera mujer electa Jefa de Gobierno, vamos a trabajar con mucha energía para erradicar la violencia de género, hacer justicia en el caso de los feminicidios”. 

Al presentar su plan de gobierno en el Teatro Esperanza Iris, Sheinbaum Pardo garantizó presupuesto para el mantenimiento del Metro. 

“Se destinarán recursos para llevar a cabo un programa de mantenimiento intensivo, modernización y repotenciación del Metro”. 

Sin embargo, no fue así. El gobierno capitalino destinó menos presupuesto al Sistema de Transporte Colectivo Metro, y en dos años y medio se han registrado por lo menos 5 accidentes graves, además del desplome de la Línea 12 que ocasionó la muerte de 26 personas. 

Tampoco desaparecieron los granaderos. Solo les cambiaron el nombre. Su forma de operar es igual: encapsulamiento y uso de la fuerza. 

En la capital del país no cesa la delincuencia ni los feminicidios. En 2016 se registraron 46 feminicidios, mientras que en 2020 67; este delito incrementó un 45%.

Te recomendamos leer esto:  De la brecha a la vía del Tren Maya

#UnDetallito