https://www.youtube.com/watch?v=M9ipw51x3Yw

Sharenii Guzmán

El gobernador Adán Augusto López prometió que los tabasqueños vivirían en paz y sin miedo. 

“Asumo plenamente el compromiso de luchar contra el flagelo de la inseguridad, de poner todo mi empeño y capacidades para que los tabasqueños vivamos en paz. Nunca más viviremos con miedo”, señaló al rendir protesta el pasado 31 de diciembre de 2018.

Dijo que aumentaría el sueldo a policías estatales. 

“Con equipamiento, inteligencia, armamento, capacitación, mejores sueldos y prestaciones para los policías, acompañado de un plan integral se podrá combatir la inseguridad”, indicó. 

También ofreció austeridad y total transparencia.

“Habrá cero tolerancia contra la corrupción y habrá procesos de gobierno transparentes a la vista de los ciudadanos con una política de austeridad”. 

Sin embargo, los tabasqueños sufren los estragos de masacres recientes como la que ocurrió en Macuspana el pasado 21 de junio, donde fueron asesinadas cuatro personas en una camioneta. El 15 de septiembre de 2019 un comando armado ejecutó a 5 personas dentro de un bar durante las fiestas patrias. 

En los dos primeros años de este gobierno incrementó el homicidio con arma de fuego. De 2019 a 2021 se registraron 777 asesinatos. Mientras que de 2017 a 2019 se reportaron 491. 

Incumplió subir el sueldo a policías. El pasado febrero elementos de la Secretaría de Seguridad Pública de Tabasco exigieron al gobierno estatal cumplir su promesa de campaña, además de mejorar las condiciones laborales al interior de la dependencia.  

Pero no redujo aguinaldos y su gabinete dobletea en la nómina. El diario Reforma publicó que un grupo de funcionarios cobra 23 pesos al mes y recibe una “compensación de desempeño” de hasta 80 mil pesos. El Gobierno de Tabasco no lo negó e informó que antes el bono se “entregaba en la mano”, de manera discrecional, ahora forma parte de la nómina.

Te recomendamos leer esto:  Exigen al góber: ¡fuera manos!

#UnDetallito