4T al rescate de Pemex con 3,500 mdd

Por Tomás de la Rosa

Con una deuda superior a los 113 mil millones de dólares (2.23 billones de pesos) y vencimientos por más de 23 mil millones de dólares, el gobierno federal salió al rescate de la atribulada petrolera estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) con una inyección de capital por 3,500 millones de dólares. Esos recursos provenientes del pago de impuestos, equivale al 3.1% de la millonaria deuda total.

Pemex ofrecerá “el intercambio (de deuda) por una combinación de nuevos bonos y efectivo. Adicionalmente, ofrecerá la recompra de bonos con vencimiento entre 2044 y 2060. Para llevar a cabo esta operación, el gobierno federal realizará una inyección de capital por un total de hasta 3,500 millones de dólares”, informó la Secretaría de Hacienda (SHCP).

Con esos recursos, la petrolera recomprará títulos de deuda con vencimiento entre 2024 y 2030.

Un punto a destacar es que la inyección de capital a la petrolera fue menor a los 7,000 millones de dólares que compró el gobierno federal al Banco de México (Banxico) en septiembre pasado.

La medida no es la mejor. Dado el monto de la deuda de Pemex, equivale a 8.8% del PIB. Con ese dato disputaría con el Estado de México para ser la segunda mayor economía del país, sólo superado por la Ciudad de México que aporta el 16.1% del total. El servicio de la deuda equivale a 23 millones de dólares diarios, para llegar a poco menos de 6,100 millones de dólares en los primeros nueve meses del año.

Si bien, Pemex señaló que modificará su plan de negocios para adecuarlo al nuevo escenario, la economista en Jefe de Banco Base, Gabriela Siller, dijo que la petrolera “es un barril sin fondo” y que el costo de oportunidad de apoyar a la empresa es elevado.

Te recomendamos leer esto:  ENFADA A AMLO EXHIBIDA DE LA IP

“Hay que tomar en cuenta que puede ser un pozo interminable de llenar. Lo mejor sería que Pemex vendiera parte de sus activos y redujera el costo de operación. Con la venta de activos podría pagar deuda y empezar a ser financieramente autónoma”, comentó la economista en Jefe de Banco Base, Gabriela Siller.

“Los recursos tienen un costo de oportunidad altísimo, podrían utilizarse para vacunas y/ o agilizar la recuperación del empleo”, por lo que advirtió que entre los activos que debería vender son refinerías. La economista también advirtió que la situación de Pemex “presiona las finanzas públicas y representa un riesgo para la calificación crediticia de la deuda soberana de México”.

Por separado, el consultor privado en el sector energético, Ramsés Pech, señaló que la reducción de impuestos que aplicó el gobierno federal desde abril de 2020, con la reducción del Derecho de Utilidad Compartida (DUC), se debió haberse etiquetado para la reducción de la deuda de la petrolera.

Para Pech, la única salida al problema de deuda es que el gobierno federal destine parte de los impuestos que paga la población para inyectar capital a Pemex.

Vale la pena señalar que los 3,500 millones de dólares que recibirá Pemex de los contribuyentes, equivale a lo que perdió la petrolera entre julio y septiembre con 72 mil millones de pesos (3,550 millones de dólares), monto que significó un incremento de 3776% respecto de igual periodo de 2020.