El Gobierno cambió las reglas y regresó al pasado. Prefiere generar energía eléctrica por métodos contaminantes y marginar a la IP en el desarrollo de infraestructura eólica y solar. ciudadanos y expertos cuestionan la estrategia.

Gustavo de Hoyos, presidente nacional de Coparmex, expone que mientras el mundo se mueve hacia las energías limpias, mayor participación privada y certidumbre jurídica de largo plazo, en contrasentido el gobierno de México apuesta a las energías fósiles, a fortalecer los monopolios gubernamentales y a generar incertidumbre regulatoria.

CUESTIONAN REGRESIÓN AMBIENTAL

“Esa es una mala apuesta para el país, para su desarrollo, para su medio ambiente y desde luego para la competitividad de la actividad económica en el mediano y largo plazo”, considera.

De Hoyos expresa que ojalá no sea el Poder Judicial el que a través de amparos enmiende la plana al gobierno federal. El acuerdo que publicó la Secretaría de Energía, afirma, debe ser abrogado.

Gabriel Quadri, consultor ambiental, asegura que México vive en una profunda regresión energética al emprender una embestida en contra de las energías renovables.

Detalla que, recientemente, el gobierno publicó acuerdos que bloquean la entrada de nuevos sistemas solares y eólicos al sistema eléctrico nacional.

“Esto es un atropello sin precedentes, rompe la confianza en la inversión privada, ahuyenta a los inversionistas de México y, más que eso, viola la Ley de Transición Energética, la Ley de Cambio Climático y pisotea el Acuerdo de París en cambio climático”, denuncia.

Quadri considera necesario reaccionar jurídica y políticamente para impedir la consumación de estos acuerdos que calificó como un atropello.

Enrique Ochoa, diputado federal, apunta que las energías renovables son el futuro de la humanidad.

Te recomendamos leer esto:  Ciudadanía ante cambio climático

Los sistemas eléctricos del mundo, y de México, funcionan a partir del principio de que la electricidad más barata se debe utilizar primero; por ello las renovables se despachan primero.

Al cambiar esto de manera súbita por un cambio en política eléctrica, comenta, se desplazan las energías renovables y se permite utilizar el combustible que está en la cola del sistema: el combustóleo.

“Las emisiones contaminantes que genera el combustóleo, está acreditado, son las responsables de las muertes de 25 mil personas al año”, refiere.

“Por esa razón, entre el 2012 y 2018 la CFE disminuyó en 30 por ciento el uso de combustóleo para generar energía, promoviendo la utilización de gas natural y de fuentes renovables, como son parques solares y eólicos. Dar reversa a eso, es ir en contra de la salud pública”, afirmó.

#DICES