Pilar Sánchez

Mucho bastón de mando, limpias y perdones por parte del Presidente a los pueblos indígenas, lo cierto es que, durante su administración, las condiciones en las que viven no han mejorado.

Al tomar la Presidencia, el mandatario recibió un bastón de mando de parte de 68 pueblos indígenas, sin embargo, tres años después, lo simbólico no ha sido suficiente para atender a esta población que de acuerdo con el INEGI asciende a más de 23 mil personas en todo el país. 

De acuerdo con el Coneval, el porcentaje de personas indígenas que viven en pobreza pasó del 75.8 a 76.8% de 2018 a 2020. En el caso de la pobreza extrema, pasó de 35.1 a 35.7%. 

En el contexto de la pandemia de COVID-19, México es de los países con los peores datos en relación a la población indígenas: sexto lugar en América en número de contagios con 21,046 y segundo lugar en muertes con 3,253, de acuerdo con la OPS. 

El Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas, ha sufrido reducciones a su presupuesto desde el inicio de esta administración: 

2018* 6,088 mdps
20196,000 mdps
20203,818 mdps 
2021 3,633 mdps

Por otra parte, está pendiente la reforma constitucional sobre los derechos de los pueblos indígenas presentada por el INPI. La violencia ha desplazado poblaciones indígenas en Chiapas y el asesinato de al menos 12 activistas indigenas son parte de la deuda. 

El punto máximo de la contradicción es la construcción de las mega obras como el Tren Maya al mismo tiempo que el presidente pide perdón a los pueblos indígenas. Tanto el tren Maya como el Interoceánico han sido señalados por poblaciones indígenas como “proyectos de muerte”. 

Te recomendamos leer esto:  CRECE LÓPEZ 400% COSTO DEL TREN MAYA

Los perdones simbólicos y exigir que otros pidan perdón no mejoran las situaciones actuales de los pueblos indígenas.

#ESNETA?