Por Yared de la Rosa

En febrero de este año el Presidente Andrés Manuel López Obrador celebró la coordinación con todos los gobernadores, pero siete meses después le dio la espalda a 10 de ellos que le exigen mejor trato fiscal y diálogo para definir el Presupuesto de Egresos del 2021, debido a que se proyecta un recorte de 3.9 por ciento a todas las entidades del país.

Estos 10 estados (Chihuahua, Michoacán, Jalisco, Durango, Coahuila, Tamaulipas, Nuevo León, Guanajuato, Colima y Aguascalientes) se separaron de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) al considerar que esta unión perdió su función de diálogo y negociación con el gobierno federal.

Sin embargo, estos estados representan un soporte de la economía nacional. Concentran 31.6 por ciento de la población, aportan 34.9 por ciento del Producto Interno Bruto, hace 64.8 por ciento de las exportaciones y tienen 31.3 por ciento de los votantes.

Los 10 mandatarios demandaron un encuentro con el Presidente para construir acuerdos, solicitud a la cual no hay respuesta. Al contrario, se han acentuado las diferencias.

Ahora, tienen el tiempo en contra, pues el Presupuesto de Egresos se debe aprobar a más tardar el 15 de noviembre; mientras, los mandatarios de Morena respaldan al Presidente y el Gobierno federal dialoga con los gobernadores del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y a los que reclaman mejor trato los acusa de politiqueros, les cierra la puerta y les da la espalda.

#ESNETA?