Afores: tentación en tiempos de crisis #EsNeta?

La baja de ingresos del gobierno por la crisis económica y su negativa a contratar deuda con los organismos internacionales pueden generar la tentación de echar mano de los recursos de las Afores.

Los ahorros para el retiro son recursos de los trabajadores que no se deben tocar, afirman representantes del sector privado.

Hasta abril pasado, los mexicanos tenían ahorrados para su vejez 4.67 billones de pesos, equivalentes al 21% del Producto Interno Bruto de 2019.

La crisis va a poner en aprietos los ingresos del gobierno federal, pues el retroceso económico y la caída de los precios del petróleo van a provocar que la recaudación caiga.

Hasta febrero pasado, los ingresos del gobierno iban muy bien, con un incremento de 6 por ciento en el primer bimestre respecto al mismo periodo del año pasado

Sin embargo, los ingresos petroleros ya mostraban una caída de 10% en el mismo lapso, y de 0.8% en el Impuesto sobre la Renta, la contribución más importante para el Gobierno federal.

Con la recesión esperada para este año, mayor al 5% según el organismo que se consulte, los ingresos del gobierno podrían faltar, y los recursos del sistema de ahorro para el retiro pueden ser una tentación.

Ya el 21 de abril, un diputado morenista presentó una iniciativa para desaparecer las 10 Afores que administran los recursos de los trabajadores y que queden bajo el resguardo del Banco del Bienestar.

Si bien se retiró la propuesta, este lunes el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que se analizará el sistema una vez que pase la crisis.

Te recomendamos leer esto:  Pierde México músculo comercial

El sector privado ha subrayado que esos recursos son de los trabajadores y no deben tocarse, por el contrario, propone fórmulas para que las pensiones puedan ser más justas, especialmente para las personas de menores ingresos.

Por ejemplo, la Coparmex incrementar el nivel de ahorro obligatorio de 6.5% actual a 15% de manera gradual durante ocho años.

Reducir el criterio de elegibilidad para una pensión de mil 250 semanas, actualmente, a 750 semanas, para que más personas tengan acceso a esta prestación.

Además, brindar beneficios fiscales al ahorro voluntario e incluir a los trabajadores independientes en el sistema.

Se busca una propuesta sostenible que acompañe al trabajador a una vejez digna.Ojo, esos fondos son de los trabajadores, no del Gobierno, pero cuando falta dinero, la tentación está latente.

#ESNETA?