Pilar Sanchez

El Presidente ha repetido que en su gobierno son primero los pobres. Sin embargo, un análisis realizado por el Instituto de Estudios Sobre la Desigualdad (Indesig) a la Encuesta de Ingreso y Gasto de los Hogares 2020 del INEGI, arroja que la política social no ha beneficiado a los más pobres. 

El gasto del gobierno en programas sociales ha disminuido con respecto al sexenio de Enrique Peña Nieto. Mientras el expresidente, en el tercer año de su sexenio gastó 5.1% del PIB en programas sociales federales, en 2021 es de 4.6%. No se destina más dinero a este rubro que antes. 

Gasto en programas sociales en relación con PIB
20124.9%
20135.2%
20145.3%
20155.1%
20164.7%
20174.1%
20184.0%
20194.2%
20204.6%
20214.6%

De 2018 a 2020, los hogares beneficiarios de programas sociales pasaron de 28 a 30%. Aumentó el 2%, sin embargo, es menor al máximo registrado el 2016 que era de 31% 

En el Decil I, uno de los valores tomados en cuenta, se encuentran los hogares con menos ingresos. De estos, únicamente el 37% recibe un programa social. Por otra parte, el 22% de los hogares con ingresos más altos, pertenecientes al decil 10, reciben programas sociales. La distancia es poca entre los hogares pobres y los de mayores ingresos. 

En 2018, un hogar de bajos recursos recibía 839 pesos; en 2020 recibió 1,089, es decir un 30% más. Sin embargo, un hogar de altos ingresos recibía 1,012; en 2020 recibió 1,495, un 48% más. 

Prospera llegaba a 18% de los hogares, ningún programa de la 4T lo ha superado. El programa de más alta cobertura es la Pensión para Adultos Mayores, con una cobertura de 15% de hogares. En 2018, todos los programas sociales alcanzaban una cobertura de 28%, para 2020, alcanzan un 30%. 

Te recomendamos leer esto:  AMLO contra la prensa

De acuerdo con Enrnesto Jaramillo, director de Indesig, solo el 32% de la población en situación de pobreza recibía un programa social, lo que dista del 95% que pregona el Gobierno federal al afirmar que 95 de cada 100 familias pobres están recibiendo cuando menos un apoyo a beneficio, como informó el 5 de abril de 2020. 

El censo del bienestar debía ser la solución para que los programas sociales tuvieran la cobertura necesaria, sin embargo, a pesar del gran gasto que representa mantener a los Siervos de la Nación, encargados de levantarlo, los recursos no están llegando a quién los necesita.

#ESNETA