Por Gretel Gónzález

Desde febrero que se registró el primer caso de COVID-19 en México, el uso de tarjeta de crédito incrementó, la morosidad no se quedó atrás y en el penúltimo mes del año aumentó 1.26 por ciento con respecto del mismo periodo de 2019, de acuerdo con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. 

MES20192020
Febrero5.314.96
Marzo5.325.15
Abril5.375.6
Mayo5.345.74
Junio5.235.34
Julio5.24.71
Agosto5.133.98
Septiembre5.183.91
Octubre5.274.88
Noviembre5.046.3

Aunque se acentúo más la desaceleración económica, las solicitudes de compra con tarjeta de crédito al tercer trimestre de 2020 ascendieron a 66 mil 167 millones, en comparación con las 59 mil 953 millones de todo 2019, según el Banco de México. 

De acuerdo con cifras recientes del INEGI el consumo en los hogares mexicanos decreció en comparación con el mismo lapso de 2019.

MES 20192020
Febrero117.2116.1
Marzo117.1113.4
Abril 117.891
Mayo117.789.3
Junio118.294.9
Julio118.2100.2
Agosto117.5101.9
Septiembre117.6104.2

Aunado a la pérdida de un millón 113 mil empleos formales en el primer semestre de 2020 según el IMSS.

Por su parte el gobierno federal con el fin de aminorar los efectos de la pandemia a la población les ofreció ayuda facilitandoles su propio dinero, por lo que los trabajadores formales que perdieron su empleo en 2020 dispusieron sus ahorros para el retiro, lo que se tradujo en 16 mil 471 millones de pesos, 68 por ciento más que en 2019 que fue de 12 mil 30 millones de pesos. 

Te recomendamos leer esto:  Obsesión petrolera borra potencial solar

Y si sumamos que la economía de México no crece, se torna más visible las afectaciones monetarias de la población, el PIB va a la baja. 

 20192020
1T0.4-2.2
2T0.2-18.7
3T-0.1-8.6
4T-0.7 
Fuente: INEGI

Sin importar que los ciudadanos tuvieron que plastificar el dinero y ya no tienen con qué pagarlo, el gobierno se resiste a realizar rescates económicos.

#EsNeta?