El conflicto por la extracción de agua de Chihuahua para enviar a Estados Unidos suma siete meses, y aún no se resuelve nada. Mientras, los agricultores y autoridades estatales advierten de los  riesgos para el ciclo agrícola de 2021.

Desde febrero se han registrado cuatro enfrentamientos entre militares y campesinos. Todos para frenar la apertura de las compuertas de las presas del estado del norte. Uno se dio en febrero; uno, en marzo, otro, en julio, y el último fue el martes pasado, cuando los agricultores tomaron la presa la Boquilla.

El origen del problema es el compromiso que tiene México con Estados Unidos para entregar agua cada año como se establece en el Tratado de Aguas firmado en 1944. Por ello, el Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador intenta cumplir con este acuerdo sin considerar la sequía por la que pasa el estado.

El gobernador del estado, Javier Corral,  aseguró que antes de este enfrentamiento del 8 de septiembre buscó al mandatario federal para presentarle una propuesta y así cumplir con el convenio internacional, pero éste no le ha contestado.

“Desde el 27 de agosto hasta el día de hoy 10 de septiembre no tenemos una respuesta, a pesar de (…) varias insistencias mías al propio Presidente de la República por medio de WhatsApp, a través de su secretario privado, no hemos tenido respuesta de nadie. Las largas es lo que ha caracterizado el manejo del Gobierno Federal en este conflicto por eso ha aumentado la tensión política y social”, dijo en conferencia virtual el 10 de septiembre.

Te recomendamos leer esto:  Con AMLO 153% más muertos que con FCH

Además, el secretario de Desarrollo Rural, René Almeida, aseguró que de entregar el agua de la Boquilla no habrá agricultura en la región centro sur del estado para el próximo año.

“Los escurrimientos que se esperaban para las proyecciones de almacenamiento en las presas no se están dando. Hemos pedido a Conagua que se evalúe esta condición en función de las contribuciones que le pretenden poner a Chihuahua para el pago del Tratado. Esto implica que, si se sigue este nivel de extracción, no habrá agricultura en la región Centro Sur del estado, no habría producción lechera. Sería un desequilibrio de la carne productiva”, dijo el funcionario local.

Los agricultores expresan su preocupación por las próximas cosechas y no tienen garantía de abasto de agua; mientras, el Presidente acusó que el problema es por oportunismo político por las elecciones de 2021.

#ESNETA?