Sharenii Guzmán

Los candidatos de Morena tienen puro cartucho quemado. De los 16 abanderados para las alcaldías de la Ciudad de México al menos seis cuentan con señalamientos añejos: ya gobernaron la demarcación y quedaron a deber.

A Dolores Padierna el deseo de poder la persigue, además de la sombra de su esposo, René Bejarano, protagonista del videoescándalo en 2004. Juntos han construido un emporio clientelar, primero en el PRD, ahora en Morena. Busca gobernar por segunda ocasión la Cuauhtémoc. La primera fue de 2000-2003.

Durante la primera gestión de Francisco Chíguil como delegado en la Gustavo A. Madero, de 2006 al 2008 ocurrió la tragedia del New’s Divine. Sus subalternos fueron sancionados, pero él no. Ahora es alcalde y quiere reelegirse. 

Otro que busca perpetuarse en el cargo en Iztacalco es Armando Quintero, luego de ser Jefe Delegacional de 2003 a 2006. Adquirió fama de manejar grupos de taxistas y transportistas cuando fue secretario de vialidad. Actualmente es señalado por tener en la nómina de la alcaldía a aviadores y familiares.

El que también ya desperdició municiones es Víctor Hugo Romo. Fue delegado de Miguel Hidalgo de 2012 a 2015. Va por su tercer mandato pese a estar en la mira de la justicia. En varias ocasiones ha estado investigado. Una de ellas, por el presunto uso ilegal de atribuciones y supuestos desvíos de recursos, denuncia que interpuso Xóchitl Gálvez al recibir la administración a manos de Romo. 

Eduardo Santillán fue operador político de Leonel Luna, también ex delegado. Durante su gestión en Álvaro Obregón de 2009 a 2012 proliferaron antros y giros negros. En uno de los operativos detuvieron a su primo por trata de personas. 

Te recomendamos leer esto:  MIDEN FUERZAS PRI Y MORENA EN cOAHUILA

Clara Brugada quiere mantenerse en Iztapalapa. De ganar acumularía nueve años en el poder. Su primer cartucho lo quemó cuando gobernó de 2006 a 2009, gracias a que Rafael Acosta “Juanito” renunciara para que ella se quedara en el cargo. 

Hipnotizados por el poder, quieren perpetuarse para seguir viviendo del erario, pese a que ya están quemados.

#ESNETA