La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) es un ring de conflictos entre directivos, acusaciones de traiciones y hasta señalamientos de estar subordinada al Gobierno federal.

Desde la designación de Rosario Piedra a la presidencia del organismo en noviembre de 2019, hubo conflicto al exhibir trampas en la votación y en los últimos meses la Comisión ha destacado más por los escándalos que por su labor en favor de los derechos fundamentales de las personas.

Ahora hay una confrontación entre la presidenta y dos visitadores que recién renunciaron: José Martínez Cruz y Édgar Sánchez, a lo que Rosario Piedra señaló que los despidió por pérdida de confianza.

“El proyecto de convertir a la CNDH en un organismo autónomo cuya prioridad fuera la defensa de los derechos humanos y el acompañamiento a las víctimas, fue traicionado por los dos directores al no existir un compromiso con su función”, dijo la titular de la CNDH en un video publicado el 2 de septiembre.

Previamente, el exprimer visitador, José Martínez Cruz, aseguró que la CNDH está al servicio del Gobierno.

“Vemos con mucha preocupación los intentos de subordinarse directamente el Gobierno (…) Nosotros recibimos las instrucciones directamente del Secretariado Ejecutivo (Francisco Estrada Correa)”, comentó en entrevista en Aristegui Noticias el 1 de septiembre.

Estrada Correa es obradorista desde hace más de 15 años, fue fundador de Morena y estuvo en el equipo de campaña de López Obrador en 2012.

La actual gestión ha realizado 30 recomendaciones y, según las críticas del exprimer visitar, muchas no se difunden, porque empañarán la labor del Gobierno

Así, la actual gestión en la CNDH suma 9 meses entre críticas, escándalos y golpes bajos. #ESNETA?

Te recomendamos leer esto:  Con más muertos que en Honduras