https://youtu.be/gcXwhx-HHHA

Por Gretel González

Mientras el país enfrenta una crisis sanitaria, conjuntada con la económica, el gobierno decidió no apoyar la permanencia del empleo siendo una combinación letal para 1 millón 10 mil de empresas cerraron y 3.9 millones sobrevivieron, de acuerdo con la Encuesta sobre el Impacto Generado por COVID-19 en las Empresas, segunda edición del INEGI. 

La encuesta arrojó que 94.1 por ciento de empresas no recibieron apoyo de ninguna índole, solo 5.9 por ciento obtuvieron algo, y 61.3 por ciento considera que la política de ayuda que más se requiere para hacerle frente a la pandemia está relacionada con los estímulos fiscales. 

79.2 por ciento de las empresas reportaron que su principal afectación es la disminución de ingresos, en tanto 51.2 por ciento dice que es la baja en la demanda. 

Los establecimientos de servicios privados no financieros tuvieron 24.92 por ciento en cierres, los de comercio lo secundaron con 18.98 por ciento y las manufactureras con 15 por ciento. 

Por su parte, el sector empresarial presentó diversas iniciativas con las cuales solicitaron facilidades fiscales con el fin de preservar empleos como: la postergación del pago de impuestos, diferir la presentación de la declaración del ejercicio 2019, la disminución de los pagos provisionales del ejercicio 2020, permitir el pago de impuestos hasta en 12 parcialidades, entre otras.

Coparmex inclusive presentó diversos remedios solidarios para hacerle frente a los estragos causados por la pandemia como el garantizarle un salario al trabajador entre el gobierno y el patrón, otorgar un apoyo económico a los trabajadores formales que perdieran el empleo, dar incentivos a las empresas por contratación de personal, aunado a estímulos fiscales.

Te recomendamos leer esto:  Tiene Zacatecas auditor carnal

Pero el gobierno optó por ignorar todas las propuestas, inclusive en su segundo informe de gobierno López Obrador dijo: “Nos ha resultado muy útil desechar las recetas económicas aplicadas durante el periodo neoliberal”.

España apoyó a los empleados que perdieron su trabajo durante la pandemia para que cobren un seguro de cesantía, aunque este no fuera cotizado en el tiempo necesario.

España y Argentina son ejemplos de países que si otorgaron diversos estímulos fiscales para aminorar los efectos de la pandemia en los trabajos formales, tuvieron cierre de empresas del 15 y 8 por ciento respectivamente, lo que equivale a  67.5 mil y 61 mil en comparación con México que fue de un millón. 

España apoyó a los empleados que perdieron su trabajo durante la pandemia para que cobren un seguro de cesantía, aunque este no fuera cotizado en el tiempo necesario, mantuvo liquidez en las empresas, aumentó los plazos en los procedimientos tributarios y prohibió la suspensión de agua e internet para quien no pudiera pagarlo.

Argentina optó por la reducción de hasta el 95 por ciento del pago de las contribuciones patronales al Sistema Integrado Previsional Argentino, beneficios para empresas privadas de salud, asignación compensatoria al salario y un sistema integral de prestaciones por desempleo.  

López Obrador optó porque la gente se endeudará ofreciendo créditos a negocios urbanos de 25 mil pesos es el préstamo, que tendrá que hacer el pago en 36 meses con una tasa de interés anual de 6.5 por ciento.A oídos sordos, un millón de trabajos formales perdidos y un millón de empresas cerradas.

#EsNeta?