Ivonne Muñoz

Antes de llegar a Palacio Nacional a Andrés López se le hizo fácil ilusionar a los mexicanos: decía que si Morena estuviese gobernando México la gasolina costaría $10 el litro, la cual para ese entonces costaba $14.

Incluso como Presidente prometía igual que cuando estaba en campaña: aseguraba que no habría aumentos en el combustible, mucho menos gasolinazos, pero sólo eran palabras; hoy el litro de gasolina Magna cuesta $3.28 más cara que cuando inició este sexenio. Hasta la fecha, los precios siguen elevándose:

Y no fue el único que engañó, Rocío Nahle, cuando era diputada de Morena, hablaba de iniciativas para eliminar el IEPS de las gasolinas con lo que, según ella, acabarían los gasolinazos, pero cuando estaba a punto de entrar como titular de la Secretaría de Energía del Gobierno de México se echó para atrás, justificando que no se podía revertir, ni siquiera bajar, debido a que todos los estados del país tendrían menos presupuesto. 

Y en lugar de eliminar el impuesto para las gasolinas… el gobierno ¡lo aumentó! Recientemente la Secretaría de Hacienda anunció que para 2022 el IEPS subiría 4% más de lo que aumentó en este año.

Desde la Oposición es fácil prometer… ahora que están en el poder no quieren cumplir.

#ESNETA?