Ivonne Muñoz

De los tres años que lleva Morena en Palacio Nacional, dos le ha tocado “lidiar” con el COVID-19. 

El primer caso registrado fue el 28 de febrero de 2020, con un residente de la CDMX que había viajado a Italia y para no perder la costumbre, este gobierno inició con el pie izquierdo al desdeñar el virus y decir que la influenza era mucho más letal, que no había que preocuparse porque el país estaba más que preparado para la batalla.

Todo iba viento en popa para la 4T, hasta que llegó la primera muerte por COVID-19 el 18 de marzo de 2020. Y de ahí “pal’ real”, el conteo de contagios y decesos por el virus no paró, de hecho, sigue acumulando cifras hasta la fecha.

Tanto así, que las olas de COVID-19 han tocado tierras mexicanas más de una vez:

  • Primera Ola: Febrero 2020 
  • Segunda Ola: Octubre 2020
  • Tercera Ola: Junio 2021

Sin embargo, ¿qué se podía esperar de la estrategia de la 4T? Su mayor protección contra la pandemia era un fetiche.

“Detente, enemigo, que el corazón de Jesús está conmigo”, decía el Presidente cuando le cuestionaban sobre su preocupación por la próxima crisis de salud que se veía venir. 

El 24 de diciembre de 2020 este gobierno por fin dio inicio a una lenta estrategia de vacunación y, aunque prometió una inmunización al 100% para octubre de este año, llevan el 85 por ciento de las dosis completas.

Y para colmo, a los niños los obligaron a ir a la escuela, llueva, truena o relampaguea, sin vacuna alguna; lo que ocasionó que los padres solicitaran amparos para proteger a sus hijos. Ello no fue del agrado de la 4T porque se quejaron de cómo los niños le quitaban la oportunidad a personas que lo necesitaban más que ellos. 

Te recomendamos leer esto:  Juega AMLO con certidumbre a IP

Esto pone sobre la mesa a otro de los protagonistas de la pandemia en México: Hugo López-Gatell, quien suplió al ausente Jorge Alcocer, Secretario de Salud, cuyas frases marcaron su paso por la pandemia. 

Y aunque la 4T no se ha cansado de decir que «vamos bien», los resultados a nivel nacional han demostrado lo contrario:

  • Segundo con más muertes por COVID-19 a nivel Latinoamérica
  • Cuarto con más muertes por COVID-19 a nivel global

En México la pandemia sólo ha sido un sube y baja de curvas, ninguna ha sido domada por la 4T pero sí por el COVID-19 y por la muerte. 

#ESNETA?