FALTAN SEDANTES PARA INTUBADOS

Por Verónica Ayala

A la grave crisis del Covid-19 en México se suma ahora el desabasto de medicamentos para sedación de pacientes que requieren intubación, que en las últimas semanas se ha recrudecido en hospitales públicos del País, según testimonios del propio personal médico.

Aunque aseguran que desde hace meses batallaban ya para conseguir algunos fármacos para ello, hoy la escasez se ha generalizado y abarca también a los relajantes musculares que necesitan quienes están conectados a un ventilador.

“Cualquier persona que agarres de una institución de salud”, manifestó un médico del sector salud en Nuevo León, “todos sabemos que no hay medicamentos para sedación. Hemos estado haciendo cada invento o cada, utilizando medicamentos que no se utilizaban desde la edad de piedra para poder mantener sedados a los pacientes”.

Sin embargo, la problemática no es exclusiva de NL y se extiende a hospitales públicos de todo el País. En grupos de médicos en redes sociales abundan cientos de testimonios de personal de hospitales públicos de entidades como Estado de México, Ciudad de México, San Luis Potosí, Chihuahua, Campeche, Baja California, Colima, Aguascalientes y Chiapas, que así lo confirman.

Ante la falta medicamentos para sedar, como midazolam, propofol y dexmedetomidina, y de relajantes musculares como cisatracurio, vecuronio y rocuronio, los médicos recurren a otras alternativas, como clonazepam y diazepam, que también escasean ya.

“Pues ya están improvisando”, refirió una doctora del Seguro Social, “por ejemplo están usando infusiones de Diazepam para mantener al paciente dormido, o están usando hasta xilocaína en bolo para mantenerlos sedados”.

¿Y cuál es la gravedad de esto? La falta de sedación y relajación, según explican, impiden la buena oxigenación del paciente intubado, lo que entorpece su evolución, y aumenta la posibilidad de muerte al extubarse.

Te recomendamos leer esto:  MENOS EMPLEO… MÁS INFORMALIDAD

“El paciente como no está adecuadamente sedado pues se mueve involuntariamente se extuba, con el riesgo de fallecer”, explicó una especialista.

Incluso, en agosto pasado la Organización Mundial de la Salud lanzó un llamado a los gobiernos para que garanticen el acceso a sedantes y analgésicos, para los pacientes con covid-19 que requieren ser intubados.

Aunque el Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró el martes que están trabajando para reducir el número de muertes por la pandemia, en la primera línea de batalla la realidad es otra.

“¿Entonces quién miente?. O sea, desde arriba hasta abajo. El Presidente no consigue los medicamentos, ¿a quién le toca?. O desde aquí desde los hospitales…”, cuestionó una anestesióloga. “Estamos al mínimo o por no decir hasta ausente de estos medicamentos, y se batalla mucho para mantener a los pacientes dormidos”

Ante la falta de fármacos suficientes, los médicos se enfrentan incluso al dilema de tener que decidir a qué pacientes, con más probabilidades, administrarlos.

“Muchos no se intuban, o sea dices no pues ya está viejito, ya no la libra, ya está bien mal”, reconoció una doctora de área Covid. “Tiene insuficiencia renal, tiene diabetes, tiene muchas comorbilidades, no va a salir, pues no le gastas”.

México supera ya el millón de casos confirmados de coronavirus y rebasa los 100 mil fallecimientos oficiales a causa de ello. Y tan sólo esta semana, la Secretaría de Salud ha reportado dos días consecutivos más de 10 mil nuevos contagios.

“Al principio de la pandemia se me moría yo creo que uno o dos al mes, ahorita se me mueren uno o dos al día, en terapia intensiva”, señala resignado un médico.

#EsNeta?