Verónica Ayala

Casi a la mitad del Gobierno, las obras prioritarias de la 4T han acaparado el presupuesto; además el Tren Maya, Santa Lucía y Dos Bocas se enfrentan a obstáculos como falta de permisos y amparos que frenan su desarrollo.

Un ejemplo es el Tren Maya, en el que jueces han concedido amparos que suspenden los trabajos en algunos tramos, ante el impacto ambiental y la afectación a las comunidades. 

En el caso de la refinería de Dos Bocas, además de ser una afrenta ambiental, las empresas responsables carecen de permisos de construcción, como lo denunció el Colegio de Arquitectos Tabasqueños. También incumple con lineamientos municipales. 

Y aunque el Presidente Andrés Manuel López Obrador inauguró en febrero una pista del aeropuerto de Santa Lucía, la obra aún carece de estudios, certificaciones y equipamiento.

Con todo esto, y pese a la crisis económica agravada por la pandemia del covid-19, el Gobierno no escatima en seguir despilfarrando en estas obras.

#ESNETA