Sharenii Guzmán

La gestión de Irma Eréndira Sandoval al frente de la Secretaría de la Función Pública fue opaca y a modo. Sus resultados, cuestionados a nivel internacional, destacaron por nulo combate a la corrupción en la 4t y solo miraron al pasado.

Fue calificada por estudios sobre transparencia y combate a la corrupción, donde México sale reprobado. 

Es el caso de la Evaluación Anticorrupción en Latinoamérica 2020 realizada por Lawyers Council for Civil and Economic Rights (Consejo de Abogados por los Derechos Civiles y Económicos) del Vance Center for International Justice. Nuestro país se ubicó en el antepeúltimo sitio con una calificación de 5.51 puntos.

El documento indica que las instituciones anticorrupción no cuentan con independencia para prevenir, investigar y procesar la corrupción de manera eficaz, incluso son deficientes y presentan pocos avances para prevenir y combatir la corrupción.  

“Existe mucho interés por perseguir casos de corrupción de administraciones pasadas, pero no casos de funcionarios actuales”, dice el estudio regional realizado el Consejo. 

Otro estudio revela que la lucha contra la corrupción en México está estancada. El país obtuvo en el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) de Transparencia Internacional una calificación de 29 sobre 100 puntos en el nivel de corrupción percibido dentro del sector público, donde 0 es altamente corrupto y 100 es muy limpio.

Muchos escándalos y denuncias sin resolver, pero cero detenidos. 

La Secretaría de la Función Pública destacó por opaca. De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información (INAI), de octubre de 2018 a octubre de 2020 este gobierno ha reservado un total de 7 mil 121 asuntos de interés público.

Te recomendamos leer esto:  GOBIERNO DE 10 -Cuestionados-

Incluso durante la inauguración de la Semana de la Transparencia 2020 organizada por el Instituto Nacional de Acceso a la Información Pública y protección de Datos Personales (INAI), la secretaria señaló que “la crisis sanitaria vino como anillo al dedo para la Cuarta Transformación”.  

Como funcionaria pública no reportó su patrimonio real. De acuerdo con el portal Latinus, Irma Eréndira Sandoval y su esposo, el investigador John Ackerman cuentan con seis propiedades cuyo valor ascendería hasta los 60 millones. 

Todo esto llenó el costal de piedritas y desde Palacio Nacional se orquestó un nuevo cambio en el gabinete: sale Irma Eréndira Sandoval de Función Pública y en su lugar queda, Roberto Salcedo Aquino. Además, su hermano contendió en Guerrero. Especialistas en redes sociales señalan que su grupo político operó a favor, por lo que a eso le atribuyen su salida. 

#ESNETA