Por Yared de la Rosa

La refinería en Dos Bocas se ha convertido en un proyecto inviable e inoperante desde su construcción, pero el Presidente Andrés Manuel López Obrador se aferra y hasta le da más recursos.

Distintos medios han documentado que en el último año la obra se ha inundado al menos en cinco ocasiones: dos fueron en 2019 y las últimas tres en este año.

Antes de iniciar el proyecto, estudios de expertos recomendaban no hacerla en ese lugar, el cual se caracteriza por tener condiciones climáticas adversas y un suelo inestable.

“El municipio de Paraíso fue el que presentó el mayor riesgo relacionado con la instalación de una nueva refinería, por lo que no es recomendable la elección de este sitio”, se menciona en una análisis que hizo el Instituto Mexicano del Petróleo en 2008.

Además, un estudio de Petróleos Mexicanos (Pemex) señaló que la construcción de la refinería pone en peligro diversas especies de animales.

Pese a esto, López Obrador insiste que la obra se haga, misma que tiene prioridad en los presupuestos de cada año. En 2019 se le asignó 50 mil millones de pesos; en 2020; 41 mil millones de pesos, para 2021, 45 mil millones de pesos.

Además, el proyecto ya se encareció 11 por ciento, eso sin contar el comportamiento del precio del dólar. En 2018, habían dicho que la obra costaría 8 mil millones de dólares y ahora se ha dicho que será de 8 mil 918 millones de dólares.

Aún con las adversidades, diputados y secretarios cumplen el capricho de construir una refinería en la tierra natal del Presidente.

Te recomendamos leer esto:  Comienza construcción de Refinería en 2 Bocas, Tabasco

#ESNETA?