Por Ismael García

La reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, que apunta a fortalecer el monopolio de la CFE y marginar a la iniciativa privada, puede llevar a México a un hoyo negro para cubrir la demanda de generación de electricidad en los próximos años.

Al inicio del sexenio estudios de expertos habían proyectado las necesidades del sector de acuerdo con la política económica del nuevo gobierno.

En una década, con estabilidad económica y población creciente, aumentó en 30% la cantidad de usuarios de luz, a un ritmo de crecimiento económico promedio de 2.1% del PIB por año.

Y hacia la próxima década se había pronosticado otro repunte similar, de 34%, tomando en cuenta la meta de crecer 4% del PIB anual.

Esto, bajo el escenario de que cada año se requeriría generar cada vez más electricidad para atender la demanda

Para ello se requeriría una importante inversión privada en la generación de electricidad, alrededor de 87 mil millones de pesos, dado que CFE no tiene recursos suficientes para ello y debería destinar, por ejemplo en Transmisión, más de 11,574 mdp y en Distribución de electricidad otros 9,194 mdp.

Por ley, la IP sólo puede participar en la generación y comercialización de electricidad, no tiene atribuciones en transmisión ni distribución.

Y actualmente tienen 24 proyectos para aportar al país, no sólo en electricidad limpia y barata, sino en empleos y aporte al PIB con 8.3 mil millones de dólares

Sin embargo, la ley presentada esta semana por el Ejecutivo deja en incertidumbre y en la inseguridad jurídica cualquier inversión privada, porque quiere dar toda la preferencia a las obsoletas plantas del Estado 

Te recomendamos leer esto:  Su transparencia como en China, Rusia o Bolivia

En esta administración la CFE ha registrado pérdidas millonarias en los últimos dos años, que suman 122 mil millones de pesos; y por si fuera poco perdona deudas a estados, como Tabasco, donde 607 mil usuarios rechazaron pagar luz desde 1995, monto que se calcula suman 11 mil mdp.

Relegar a inversionistas en el desarrollo energético, ambiental y tecnológico acerca al país a vivir en penumbras.

#EsNeta?