Sharenii Guzmán

Andrés López ya le echó el ojo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y quiere alguien afín a él una vez que Julio Santaella concluya su encargo frente a la institución este año. 

En la dinámica de quitarles autonomía a los organismos como el INEGI, quiere poner a alguien a fin de la 4T. Y es que los datos del INEGI sobre desempleo, pobreza e inseguridad contradicen la información de este Gobierno. 

Por ello, López Obrador ya alista la estrategia de un posible relevo. 

Graciela Márquez Colín, cercana a la 4T, renunció a la Secretaría de Economía y se integró a la vicepresidencia del INEGI en diciembre de 2020. Por lo que es candidata por nombrar por el Ejecutivo federal para presidir al organismo.

De acuerdo con el Artículo 66 de la Ley del Sistema Nacional de Información Estadística y Geográfica establece que los integrantes de la Junta de Gobierno y vicepresidentes del INEGI pueden ser elegidos titulares del Instituto y el Ejecutivo Federal nombrará al Presidente del Instituto”.

Si bien, Julio Santaella podría repetir en el cargo pues así lo marca la ley, que los miembros de la Junta de Gobierno podrán ser designados para ocupar el cargo hasta por dos ocasiones; en el Senado, presidido por Olga Sánchez Cordero, deberá ratificar la propuesta del Ejecutivo. 

Ya se preparan: en la propuesta del presupuesto 2022, este Gobierno plantea un aumento para el Instituto del 30% respecto al 2021. Este año recibió 7.7 mil millones de pesos y para el próximo se proyecta 11.1 mil millones de pesos.

#ESNETA?