Sharenii Guzmán

La Línea 12 es la obra más cara de la Ciudad de México, y también la más inoperante… un clásico de la 4T. La obra costó 26 mil millones de pesos, más 30 mil millones de pesos por 30 trenes. Sumado a ello, 200 millones de pesos se gastan anualmente por el mantenimiento de vías por desgaste ondulatorio. 

La presumieron como una obra con ingeniería de punta, pero a 10 años de su apertura colapsó, dejó 26 personas fallecidas y 106 lesionadas.

La culpa fue de los pernos, separación en las vigas y distorsión del marco transversal central, determinó el peritaje de la empresa DNV (Det Norske Veritas).

La Fiscalía de la CDMX, luego de 5 meses de investigación, confirmó que la falla se originó desde su construcción.

Y responsabilizó a funcionarios, la mayoría del Proyecto Metro y anteriormente inhabilitados. Ninguno de peso. Por ejemplo: Enrique Horcasitas, Director del Proyecto Metro; Moisés Guerrero,  Director de Construcción de Obras Civiles; Juan Antonio Giral y Mazón, Director de Diseño de Obras Civiles; Héctor Rosas Troncoso, subdirector de Obra CiviL y Enrique Baker, Director de Ingeniería.

La libraron Marcelo Ebrard, Mario Delgado y Claudia Sheinbaum… quienes ya parecen que ya están de gira electoral.

Además, las víctimas del colapso siguen sin justicia y piden sanción ejemplar. Cada día que la Línea 12 pasa cerrada, 400 mil personas sufren los estragos. No tiene para cuando volverá a operar, aunque, prometieron sería en un año.

 “A más tardar en un año está funcionando de nuevo la línea con toda la seguridad, y es mi palabra”, señaló Andrés López, el 24 de junio de 2021.

Te recomendamos leer esto:  Ayudantes contra tecnócratas

El problema: el gobierno de la ciudad ni siquiera ha anunciado la fecha de inicio de las obras de rehabilitación.

En México la impunidad sigue reinando y sale cara… las víctimas seguirán esperando justicia.

#ESNETA