Ivonne Muñoz

Morena se presentó ante los mexicanos como un partido de izquierda fresco que se diferenciaba a los demás contendientes, pero desde que se mudó a Palacio Nacional se han evidenciado las múltiples fracturas que tiene al interior.

Al inicio ya estaban al descubierto algunas lesiones: había diversas inconformidades por parte de militantes y simpatizantes del partido, quienes, a pesar de siempre mostrar su apoyo, no fueron tomados en cuenta, lo cual fue externado en diversas asambleas; así lo expuso Bertha Luján, Presidenta del Consejo Nacional de Morena.

En 2020 en el contexto de las elecciones por la dirigencia de Morena, los contendientes sacaron chispas ¡entre ellos! como la guerra declarada entre Yeidckol Polevnsky y Ramírez Cuellar, en ese entonces presidente provisional del partido; a pesar de ser de la misma casa, ambos se fueron a la yugular del otro.

Sin embargo, la fractura más grande llega previo a las elecciones del pasado 6 de junio de 2021, donde militantes del partido guinda mostraron su descontento y realizaron protestas contra la imposición de candidatos, algunos además muy cuestionados como el caso de Félix Salgado Macedonio, acusado de abuso sexual y cuya denuncia en su contra poco le importó a Morena.

Las críticas vinieron incluso desde el Congreso ante iniciativas de la 4T como la Ley Zaldívar, en la que el académico y exaspirante a la dirigencia de Morena, Porfirio Muñoz Ledo, arremetió contra estas acciones que llevaban a México al autoritarismo mediante la violación a la Constitución política.

Otras más llegaron de la mano de fuertes críticas de los suyos como la de Gibrán Ramírez, politólogo que, aunque en su momento aspiró por la dirigencia del partido en el poder, después lo calificó como el “más autoritario de México”, declaración que es un revés a la democracia que tanto profesa el actual gobierno.

Te recomendamos leer esto:  AUTÓNOMOS. PREMIADOS Y CASTIGADOS

Con quien no se han tocado el corazón es con Mario Delgado, Presidente Nacional de Morena, porque lo han tachado de deshonesto e incluso los mismos militantes del partido que lidera han solicitado su renuncia, como recientemente lo hizo Paco Ignacio Taibo II, director del Fondo de Cultura Económica (FCE).

Y aunque el Presidente se ha esforzado en tapar las heridas de Morena defendiendo que ellos no son iguales a los gobiernos anteriores, los de su partido lo contradicen. Así lo hizo el académico John Ackerman quien asegura que cada vez se parecen más al archirrival tricolor.

Este gobierno necesitará más que primeros auxilios para curar tantas fracturas que se han presentado dentro de su partido.

#ESNETA?