Tomás de la Rosa

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador utilizó 241 mil millones de pesos de impuestos pagados por la población para inyectarlos a la Comisión Federal Electoral.

Esta cifra que habría alcanzado para financiar la construcción de 25 plantas de generación de energía solar como las que construirán en Puerto Peñasco, Sonora. Según la CFE, será la octava más grande del mundo y requerirá una inversión cercana a los 9,650 millones de pesos.

En los últimos cinco sexenios, el gasto excesivo que supera los ingresos se ha dado con Felipe Calderón y con López Obrador se desbordó. De cada peso gastado, con López, la CFE sólo ingresó 86 centavos. Los restantes 14 centavos de cada peso son inyectados de los impuestos de los contribuyentes. La información corresponde al periodo de 34 meses de cada sexenio.

El mayor mensual más elevado fue con López con 42 mil 276 millones de pesos, en promedio en los primeros 34 meses de su gobierno. A valor presente fue 13% superior a los 37,396 millones que gastó con Enrique Peña Nieto. Además es 21% mayor que lo gastado por la CFE en el sexenio de Felipe Calderón, 106% más que con Vicente Fox o 193% más que en la administración de Ernesto Zedillo.  

Por su parte, los ingresos de la eléctrica estatal, con López Obrador disminuyeron 2.8% respecto a lo que facturó la empresa con Peña Nieto. Pese al incremento de la población de 17 millones entre septiembre de 2009 (mes 34 del gobierno de Felipe Calderón) y el mismo mes de 2021, la población sumó 128.1 millones de mexicanos, pese a lo anterior, la facturación de la CFE sólo aumentó 6.1%. Respecto a lo facturado con Fox, con López es 74% mayor y 150% superior respecto a los ingresos recaudados con Zedillo.

Te recomendamos leer esto:  Ajusta AMLO la mira

Con lo anterior, el balance financiero antes de transferencias (resultado bruto) fue positivo o ganancia con Zedillo (4,537 millones de pesos), con Fox (13,815 millones) y con Peña (2,082 millones). Con pérdidas desde nivel bruto fue con Calderón (24,871 millones) y López Obrador los números rojos se multiplicaron por ocho al registrar pérdidas por 199,907 millones de pesos.

Para mitigar ese descalabro, en la llamada “empresa de clase mundial”, el gobierno de López Obrador destinó 241,283 millones de pesos a la CFE. Esos recursos desviados de los impuestos de los contribuyentes habrían financiado la construcción de más de 2,000 clínicas de 15 consultorios como las del IMSS con Atención Médica Continua (AMC) en Torreón, Coahuila.

Pese a no generar los ingresos para solventar sus propios gastos, el gobierno pretende regresar el monopolio estatal a la CFE, eliminando permisos a las empresas privadas. Eso generará demandas de protección de inversiones en tribunales internacionales.

#ESNETA?