Verónica Ayala

En las últimas semanas, en plenas campañas y a 45 días de la elección, Morena ha hecho de uso su aplanadora en el Congreso para aprobar en “fast track” polémicas reformas… y va por más.

El 14 de abril, el Senado avaló el Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil, que incluirá datos biométricos de los usuarios. La justificación es que se busca prevenir delitos, pero la oposición y expertos señalan que se vulnerarán derechos.

Un día antes, la Cámara de Diputados aprobó una reforma a la Ley de Ciencia y Tecnología para incluir a la Sedena y la Marina en el Consejo General de Investigación Científica, Desarrollo Tecnológico e Innovación. Esto suma más actividades y participación de militares en los distintos ámbitos.

En una semana, los diputados federales aprobaron reformas a la Ley de Hidrocarburos, promovidas desde el Ejecutivo, para la revocación de permisos para la comercialización de combustibles y otra que busca que Pemex retome un papel monopólico en el mercado.

Este martes, el Senado aprobó también la reforma a la Ley Federal del Trabajo que regula la figura del outsourcing o subcontratación, que ya había sido aprobada por la Cámara de Diputados. 

Y las que faltan:  

Morena y sus aliados perfilan también aprobar esta semana, en fast track, en la Cámara de Diputados la reforma al Poder Judicial que extiende la presidencia del ministro Arturo Zaldívar en la Corte. 

Y empujan la nueva Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República, que ha sido rechazada por familiares de desaparecidos y víctimas.

#ESNETA