Verónica Ayala

Contrario al discurso oficial, que niega su existencia, las masacres siguen siendo parte cotidiana del panorama de creciente violencia en México.

En su segundo informe de Gobierno, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, aseguró que en su Administración ya no había desapariciones ni masacres. 

“Ya no hay torturas, desapariciones ni masacres”, sostuvo el Mandatario entonces. 

Pero los hechos y organizaciones internacionales en materia de derechos humanos, como Amnistía Internacional, salieron a desmentirlo. 

Unas semanas después de su dicho, se evidenció que en lo que iba de año se habían registrado al menos 45 masacres, donde fueron asesinadas cinco o más personas, según un recuento publicado por el diario Reforma el 18 de septiembre.

Y Amlo fue blanco de críticas por la forma burlona de reaccionar a la publicación. 

La violencia no cesó y el 2020 cerró con 71 masacres en las que fueron asesinadas al menos 486 personas, según una actualización en base a notas periodísticas y reportes oficiales.

Y se ha recrudecido en esta primera mitad del año, donde se han registrado decenas de hechos violentos con múltiples víctimas.

En enero, la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) comparó el hallazgo de 19 personas calcinadas en Camargo, Tamaulipas -en su mayoría migrantes guatemaltecos-, con la masacre de San Fernando.

El pasado 19 de junio, un comando masacró al azar a 15 personas en colonias de Reynosa. Los hechos le dieron la vuelta al mundo en medios internacionales y fueron condenados hasta por el Papa Francisco.

Pero López dijo una semana después que el País estaba en calma y tranquilidad.

Te recomendamos leer esto:  CRIMEN REBASA A FUERZAS ARMADAS

En Zacatecas, tan sólo en la última semana un comando masacró a siete personas en una vivienda, un enfrentamiento dejó 18 muertos y los cuerpos de dos policías de San Luis Potosí fueron hallados colgados en un puente.

Y ayer, tras enfrentamiento en Tamaulipas, cerca de una decena de cuerpos, algunos mutilados, aparecieron regados en carretera de Miguel Alemán.

#ESNETA