Por Gretel González

Cada día el gobierno pierde 11 millones de pesos en tomas de casetas por grupos que, ante la ausencia de autoridad convierten la protesta en un negocio rentable que les deja miles de pesos en pocas horas, aunque el Presidente López afirma que “ya no hay robadera”.

De acuerdo con una entrevista a Marco Antonio Frías, director de la Asociación Mexicana de Concesionarios de Infraestructura Vial publicada el 21 de septiembre en Reforma, son tomadas en promedio al día 20 casetas, y en los primeros nueve meses del 2020 se han reportado pérdidas por 3 mil millones de peso, cada toma deja una pérdida equivalente a 550 mil pesos. 

Hagamos un ejercicio con datos conservadores, tomemos como ejemplo la caseta de la autopista México-Cuernavaca que es una de las más transitadas, con un aforo al día, entre semana, en promedio de 5 mil autos,  con un peaje de 114 pesos, si la toman durante 8 horas solo pasarían aproximadamente mil 666 automóviles, a los cuales les podrían pedir una cuota de 50 pesos les dejarían 83 mil pesos al grupo de activistas. 

De acuerdo con Reforma las autopistas del poniente del Estado de México fueron tomadas en mil 96 veces, la Ecatepec-Pirámides fue obstruida 445 veces, la de Ojo de Agua 335 ocasiones y la Revolución en la México Pachuca 313 veces. 

Las pérdidas económicas generadas de la toma de casetas este año, equivaldrían a la construcción del tramo carretero “Libramiento Ixmiquilpan” que costará 3 mil 050 millones de pesos y será de 32 kilómetros; así como para el entronque Real del Monte-Huasca que de acuerdo con Proyectos México costará 2 mil 650 millones de pesos y según el Fondin constaría de 9.4 kilómetros, 4 carriles y 2 túneles.  

Te recomendamos leer esto:  MILITARES TAMBIÉN ¡AL TREN MAYA!

El secretario general de la Conatram, Claudio Gallegos, en la Revista Transporte y Turismo de agosto de 2020 dijo que las tomas se incrementaron cuando hubo el cambio de la Policía Federal a la Guardia Nacional, ahora se organizan grupos de 15 o 20 personas y las obstruyen la caseta con toda libertad.  

Este gobierno lleva dos secretarios de Comunicaciones, Javier Jiménez Espriú estuvo del 1 de diciembre de 2018 al 23 de julio de 2020 y Jorge Arganis, el actual, no han resuelto nada. 

Pero López Obrador para variar tiene otra información, en la conferencia celebrada en Nayarit el 4 de agosto dijo que se estaba llevando a cabo un programa para liberar estas casetas porque se trata de actos ilegales.“Ya no es como antes, que decía cualquiera: ‘Voy a robar combustible, voy a hacer dinero tomando las casetas (…)’ Eso ya se terminó (…) se acabó la robadera”.

#EsNeta?