Las 100 Universidades para el Bienestar “Benito Juárez” han recibido casi 2 mil millones de pesos; sin embargo, tienen menos de 16 mil alumnos, algunos planteles carecen de validez oficial, no se sabe cómo seleccionan a los docentes y a los estudiantes ni se conocen los gastos en infraestructura de los planteles.

La creación de estas universidades fue una de las promesas de campaña de Andrés Manuel López Obrador, y los encargados para hacerlo fueron Raquel Sosa y Luciano Concheiro. 

No obstante, el Gobierno ha gastado en éstas mil 915 millones de pesos y a la fecha han reportado 15 mil 105 alumnos inscritos en las 100 sedes, todos ellos con una beca. Además, hay planteles que no llegan a 25 estudiantes o hay menos de 5 docentes, de acuerdo con la página web de estas escuelas.

A lo anterior se agrega las fallas que encontró el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) en su Evaluación de Diseño a este programa. Según el diagnóstico, las autoridades, con la intención de cumplir con la meta de abrir 100 universidades en menos de un año, operaron el programa a la par de su consolidación. 

La Evaluación también sostiene que hasta hoy algunas de estas universidades no cuentan con validez oficial de la Secretaría de Educación Pública (SEP), por lo que no podrán emitir títulos y cédulas a los alumnos que terminen de estudiar.

Este diagnóstico menciona que falta documentación pública sobre los recursos asignados para las obras en las sedes educativas, como recursos asignados, tipos de proyectos y materiales, incidencias y mecanismos para la toma de decisiones.

Te recomendamos leer esto:  Indispensables contrapesos del poder

Además, la Evaluación señala que el programa no especifica cómo se selecciona a los profesores ni los mecanismos para identificar a los perfiles idóneos para estas Universidades; menos explica cómo eligen a los estudiantes que tomarán clases en algunas de las 100 sedes.

Con todos estos huecos, fallas y opacidad, las 100 universidades del Presidente reprueban en transparencia pero, sobre todo, en la certeza académica para miles de jóvenes.

#ESNETA?