Ismael García e Ivonne Muñoz

En tres años este gobierno destruyó por lo menos seis organismos que a los mexicanos costó años construir

Son instituciones que nacieron para contribuir a mejorar las políticas públicas en educación, medio ambiente o fomento económico

Pero a la 4T no le gusta que los ciudadanos participen y, mucho menos, dar recursos.

El primero que se despachó fue ProMéxico, el encargado de la promoción económica en el mundo.

En el día del maestro, enterró al Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE), que se encargaba de la evaluación a maestros para dejarle la cancha libre a los aliados políticos del sindicato magisterial.

A los emprendedores también los dejó a la deriva y borró del mapa el Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM).

La 4T no simpatiza con la ciencia ni la ecología, y se despachó al organismo que estudiaba la calidad del medio ambiente: el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC).

Otra víctima es la institución encargada de estudiar los recursos acuíferos del país y desarrollar proyectos de sustentabilidad en agua, el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA).

Y como broche de oro, eliminó al Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol) organismo que colaboraba con organizaciones sociales para desarrollar programas de desarrollo en comunidades pobres.

Y no conforme, el gobierno de López Obrador tiene a otros organismos en la mira de las tijeras.

Al INE le aplica una asfixia presupuestal y amaga con presentar una reforma.

El Presidente ha dicho que debería pasar a la Secretaría de Gobernación.

Y desde que inició este gobierno trae en la mira al Instituto de Transparencia; quiere que desaparezca y que pase a la Secretaría de la Función Pública.

Te recomendamos leer esto:  MÁS $DINERO$, MÁS DELITOS… VA EL EJÉRCITO

Al Presidente no le gustan los contrapesos ni las instituciones que lo evalúan; quiere concentrar el poder y saca las tijeras a los órganos que le son incómodos.

#ESNETA?