Sharenii Guzmán

En Morelos se desata el crimen, pero al gobernador Cuauhtémoc Blanco le preocupa y ocupa más sus vacaciones, reunirse con amigos para echarse una cascarita, que atender la violencia, que cada vez sube de tono.

Los delitos de homicidio y extorsión están fuera de lugar desde que llegó el ex futbolista al estado. En 2018 se registraban en promedio 57.7 asesinatos por mes y en 2021, 85. 

Operan grupos de la delincuencia organizada con la finta de las autoridades. De acuerdo con el portal La Silla Rota con datos de la Fiscalía General de la República son 12 cárteles los que tienen presencia en la entidad. Entre ellos, CJNG, Los Rojos, Guerreros Unidos y Comando Tlahuica. 

La violencia política no da tregua. Asesinaron a un alcalde dentro de su casa a 11 días de rendir protesta. En el trienio de Andrés López han ocurrido 14 homicidios contra ediles en funciones y 33 ex presidentes municipales.

También los activistas no están seguros. A Samir Flores del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua Morelos, Puebla, Tlaxcala (FPDTA) lo mataron en 2019 por oponerse a una termoeléctrica.

Incluso el Comando Tlahuica presuntamente quería controlar el agua potable en Cuernavaca.

Aparecen mantas que advierten de los supuestos acuerdos y negocios con autoridades. La última estuvo dirigida al gobernador Blanco. 

#ESNETA