Con los ataques de Morena y desde la Presidencia contra el INE por la tramposa consulta de Revocación de Mandato, la República vive tiempos aciagos, afirma Oswaldo Ríos.

El analista en asuntos públicos recuerda que, recientemente, dos ministras de la Suprema Corte, afines a la Cuarta Transformación, han resuelto obligar al INE a rectificar su original fallo de suspender la consulta revocatoria el mandato constitucional presidencial y obligarlo a llevar a cabo un proceso que no cumplirá de con los principios de certeza o de confianza ciudadana, porque un proceso que teóricamente debería costar 4 mil mdp tendrá que ser organizado con 1,500 mdp que merman y desbalancean las raquíticas finanzas del organismo electoral.

“Este atentado contra las instituciones democráticas recoge la más perversa tradición antidemocrática de México que viene desde la dictadura porfirista y que se consolida en el fraude electoral patriótico que se cometía en la época del priato”, recapitula.

Ríos, también catedrático, sostiene que de cualquier manera AMLO se aferra a la consulta, lo que marca dos escenarios: 

1. Si la consulta sale mal será culpa del INE y habrá más elementos para ir a enjuiciar a los consejeros electorales y tratar de llevarlos tras las rejas.

2. Si la consulta sale bien, se legitimará aquella vieja propuesta del Presidente que, tergiversando el mandato morenista de la soberanía popular, se interpreta de forma caricaturesca diciendo: el pueblo pone y el pueblo quita

Si el pueblo pone y el pueblo quita, apunta, el pueblo también puede decidir que se ratifique a quien actualmente ocupa la Presidencia.

“La República vive tiempos aciagos, actuemos decidida y resueltamente, porque defender al INE es defender la democracia, sobre todo de la amenaza populista que hoy quiere asesinarla”, culmina Ríos.

Te recomendamos leer esto:  Padrón biométrico, un daño irreversible

#OPINAENDICES