A mitad del sexenio, el Presidente López Obrador ha perdido 20 puntos porcentuales de aprobación, al pasar del 78% de aceptación en abril del 2018 al 58% en diciembre de este año.

En tres años, tiró por el balcón más del 25% de su capital político… los malos resultados de gobierno desgastan, sostiene Lázaro Ríos.

El consultor refiere que López goza del 58% de aprobación, que lo coloca debajo de Zedillo, que llegó a la mitad de su sexenio con 60%, y en empate con Vicente Fox, que llegó con el 58% también.

Esto, de acuerdo con la más reciente encuesta de Grupo Reforma.

“La estrategia de abrazos no balazos se refleja como el problema principal que saltó del 37% al 47% en los últimos cuatro meses”, detalla, “así como la percepción de aumento de violencia y presencia del crimen organizado, llegando al 57%”.

Ríos expresa que escucha muchas voces que dicen que a AMLO nada lo abolla: lanza el bodrio del decretazo y no le pega, militariza el país, la violencia crece… y nada; desprecia el feminismo y sigue arriba.

“Bueno, no es tan así. ¿Que podría estar peor evaluado en base a resultados?, probablemente sí… pero claro que vale su 58% sin llegar a ser súper estrella”, comenta.

El consultor refiere que el Presidente sabe que está agarrado a golpe de narrativa, polarización y reparto de dádivas, entre otras cosas; por ello, se empeña en hablar y convencer a sus clientelas en búsqueda de mantener o mejorar su imagen.

“De ahí la concentración en el Zócalo, el fraude de la “Revocación” disfrazada de “Ratificación” y otros trucos más”, agrega.

Te recomendamos leer esto:  La oposición tiene la palabra

Ríos refiere que AMLO es un líder con la aprobación normal, pero hace todo lo posible para hacerla parecer extraordinaria.

#OPINAenDICES