En la contrarreforma eléctrica se aprecia un falso nacionalismo del gobierno y del titular de la CFE, Manuel Bartlett, considera Manuel Díaz.

El empresario y columnista explica que hasta antes de la reforma energética el sistema de generación de luz en México estaba colapsando y había verdaderos problemas, sobre todo para llegar con los más necesitados con un precio razonable energía eléctrica.

“Empezamos a ver una nueva forma al punto de que la CFE en el 2016 logró tener por primera vez en muchísimos años utilidades, y no sólo eso, en convenios con la IP se logró llevar nuevas formas de energía menos contaminante a un consumo que era necesario lograr porque la CFE no tenía capacidad simplemente para las grandes empresas, para las maquiladoras, para las tiendas de conveniencia que producen miles y millones de empleos”, refiere.

Díaz agrega que, ahora, Manuel Bartlett, el mismo que en el 88 fue parte del robo de la elección, que dentro de la 4T acumula casas y miente en sus declaraciones, llega con una falsa retórica,

“Hoy ¿nos viene a decir que lo hace por el país y por un nacionalismo el ponerle un freno a la reforma eléctrica?

Y retoma que de 2018 al 2019, en su primer año con este gobierno, las utilidades de la CFE bajaron casi 60 por ciento, además que la estrategia no está funcionando: está violando la Constitución y faltan a tratados internacionales. 

“Esto es muy delicado porque sabemos que aquí debe haber oscuros intereses”, afirma.

El empresario cuestiona si, con las decisiones del actual gobierno “¿de verdad queremos ser de los 5 países que todavía tienen electricidad, quemando petróleo y contaminando el planeta? ¿Queremos estar con NorCorea y con Venezuela en esto?”.

Te recomendamos leer esto:  DEMANDA DE PÍO: BOZAL AL PERIODISMO

#OPINA