En medio de la pandemia y la bulla social las elecciones en Coahuila pondrán a prueba los aparatos electorales de los partidos, el desafío será vencer el abstencionismo, expresó el periodista David Brondo.

Brondo comentó que el próximo 18 de octubre elecciones locales para renovar la legislatura, 25 curules están en disputa en uno de los pocos estados del país que no ha conocido la alternancia en la gubernatura.

Dijo que el hecho de que no elijan de manera simultanea de alcaldes y gobernador, aunado a la falta de propuesta de los candidatos ha generado profundo desinterés ciudadano.

El articulista afirmó que pese al desprestigio de muchos de sus exponentes y de exgobernadores emanados de sus filas el PRI se ha mantenido en le poder, el tricolor como siempre en está elección operará amarrado de la estructura social del Estado.

Expuso que el gobierno de Miguel Riquelme ha desplegado en toda la entidad una estructura de apoyos sociales que seguramente terminará por beneficiar a los candidatos del PRI, por su parte el PAN venido a menos tratará de hacerse fuerte en sus bastiones de Monclova y Torreón, y Morena que en su primera elección ganó en 2018 3 de 7 diputaciones federales y 4 de las 38 alcaldías buscará capitalizar la fuerza del gobierno federal y la popularidad de López Obrador. 

El periodista dijo que la contienda será un laboratorio electoral donde el PRI todavía opera a sus anchas y es a pesar de todo un bastión a nivel nacional. A partir de 2018 la correlación de fuerzas cambió en el país. Una derrota del PRI en Coahuila sería un doloroso fracaso más para el partido tricolor, un partido que desde hace 2 años camina sin rumbo en la escena política.

Te recomendamos leer esto:  Retos ante la Inteligencia artificial

#OpinaenDices