Hace poco más de un año, el Presidente López Obrador calculó que la pandemia del Covid le caía como anillo al dedo a su Cuarta Transformación, opina Lázaro Ríos. Ahora, con más de cuatrocientos mil fallecidos, miles de empleos perdidos y millonarias pérdidas vemos que se acerca la nueva normalidad para todos.

El consultor agrega que el Gobierno Federal convirtió la Vacunación en un proceso muy lento y con claros apoyos a clientelas políticas. Entre los primeros vacunados estuvieron los “Siervos de la Nación” y NO los médicos. Esta semana, a tres de las elecciones del 6 de junio y con SOLO 15 millones de vacunados completos inician la vacunación de maestros, agrega. 

Por cierto, anunciada en un show mediático desde la mañanera, con enlaces remotos a los estados, en los que agradecían a AMLO que los vacunaran. Las clases presenciales iniciarán el 7 de junio y todos los estados de la república estarán en Verde y unos pocos en naranja.

Días antes de la elección los padres de familia y niños estarán en friega preparando el regreso a clases. Muy contentos, ocupados y distraídos. No hay que perder foco, advierte el consultor. 

El 6 de junio debemos de salir a VOTAR TODOS es el antídoto al voto maiceado y corporativo. El regreso a clases y la nueva normalidad le cae como anillo al dedo a quienes les conviene que poca gente salga a votar. Con el abstencionismo los políticos se benefician pues así sus ejércitos electorales ganan elecciones.

Regresemos felices y cuidándonos a la nueva normalidad, pero PRIMERO es votar el 6 de junio, concluye.

#TÚQUÉDICES?