El próximo primero de agosto se llevará a cabo una de las más grandes farsas en la historia de México: la mal llamada consulta para enjuiciar expresidentes por decisiones que hubieran tomado en el pasado que ahora resultaron perjudiciales para el interés nacional, señala Oswaldo Ríos. 

El analista cuestiona que este ejercicio deliberativo, que nos va a costar millones y millones de pesos, tiene un solo propósito perverso: que el Presidente López Obrador pueda usar la palestra nacional para seguir golpeando a la oposición, denostando a los expresidentes y, lo más importante, distrayendo nos de los temas verdaderamente relevantes para México.

Los niños con cáncer siguen sin medicamentos, la gente se sigue muriendo por COVID y el país sigue sumido en una terrible crisis económica y ahora inflacionaria, refiere. 

Este ejercicio deliberativo que podría ser loable, menciona Ríos,  terminará en una batea de babas porque del mismo no se va a derivar ninguna responsabilidad jurídica ni penal. Recordemos que la Presidenta de la República trató que este ejercicio se llevará a cabo el pasado 6 de junio con un propósito claramente electoral. 

“El presidente de la corte, el ministro Zaldívar, que ahora vacaciona con tanto lujo, con tanto placer en Nueva York, le concedió ese capricho al Presidente de la República y permitió el sometimiento el poder judicial”.

¿Que tenemos que hacer los mexicanos de bien, los mexicanos conscientes, frente a esta farsa? pregunta, a lo que responde: “No acudir a prestarnos a validar una tomadura de pelo”

Para que los resultados de esta consulta valgan se necesita que voten más de 37 millones de mexicanos, si más de 37 millones de mexicanos no van votar en esta mascarada, quedará sin efectos y quedará probado que no tiene ningún sentido gastar tantos recursos públicos cuando el país tiene tantas necesidades sólo porque el Presidente López Obrador es un tiranuelo que usa las instituciones para sus propósitos perversos, tenemos un presidente farsante, concluye 

Te recomendamos leer esto:  Consulta: no votar por un distractor

#OPINAenDICES