La relación bilateral con Estados Unidos está en un gran momento y es algo que deberíamos aplaudir. Lo que no entendemos es porqué les encanta el atole con el dedo y hacer esta faramalla de traer tiranos, traer a estos impresentables presidentes de otros países que tienen sumidos en la pobreza, señala Manuel Díaz. 

El empresario menciona: “Hacer toda la Celac y hacer todo el show simplemente para que sus fanáticos, sus devotos y los que todo les aplauden sigan diciendo ‘ay qué bien, estamos renovado y somos líderes mundiales’, cuando la relación es sumisa con Estados Unidos y es una realidad”

“Pero no sumisa, es una relación de cooperación real. Se acaba de firmar el Acuerdo del Bicentenario que no es otra cosa que el Plan Mérida, pero había que cambiarle el nombre. 

“Al final Estados Unidos va a seguir ayudando en la lucha contra el narcotráfico, se permite la entrada de gente de la DEA, se logran nuevas relaciones, se crítica el ridículo muro de Donald Trump, se logran todas estas cosas que los mexicanos deseamos de una relación sana y bilateral con los Estados Unidos

“Pero se sigue en el discurso diciendo 20 cosas más, no se le aplaude lo suficiente al hecho de que se hayan reanudado las inversiones y la advertencia que había para invertir en México se haya quitado, tanto así que tampoco se pasó el nombrarnos estado terrorista o narcoterrorista como se pedía para poder intervenir más directamente”. 

Díaz concluye: “Esos son éxitos, esos son resultados, esa es la relación a la que México le debe apostar y no el teatro de seguir jugando con los perdedores, los fracasos, que usan a los pobres para políticas populistas que no te llevan a ningún lado”

Te recomendamos leer esto:  Urgen contrapesos al gobierno

#OPINAenDICES