“De los hombres no es lo que son lo que me interesa sino lo que pueden llegar a ser”
Jean Paul Sartre

De todo lo que hemos recorrido como nación y de todo lo que importa es lo que a través de la voluntad social hemos logrado sin importar quién se siente en la silla.

México no es un país pobre, es un país explotado, por ajenos y por gandallas, por gobiernos y sí también por mexicanos.

Para mediados de 2018 México tenía muchos ejemplos de robo, corrupción y otros males que definitivamente aletargaban al País, pero no lo detenían.

Ver lo malo es muy fácil, denunciarlo también y es así que Andrés hizo toda su carrera atacando y politizando cualquier cosa que se pusiera en frente.

Toda su campaña se recargó no sobre lo que era, sino lo que él decía, todo en mentiras, ya desde la campaña mostró sus otros datos para hacer omnipresente su visión.

Pero esta imagen está fallida desde su concepción, ya que surge de las partes más negativas, de los errores, la corrupción, el amiguismo y todo lo más decadente que hay en México y, aunque dice que es para no repetirlos, parte de toda falla para justificar su actuar.

Jamás tuvo la capacidad de ver los aciertos de sus predecesores, seguir sus buenas prácticas o entender qué podía aprovechar, sólo se centró en lo malo y su lógica es seguirlo demostrando para justificar sus acciones.

Sus “otros datos” pues.

Pero su infierno está en lo que podría haber sido y no es.

Andrés fue la espina de los malos tratos y malos resultados en los anteriores y es hoy todo lo malo que denunció, pero aún peor ya que no tiene idea de cómo ser mejor.

Te recomendamos leer esto:  La política es un péndulo

El es todo lo que atacó y mucho más (o menos si se habla de resultados), con toda la saña de saber que si él entró denunciando otros lo harán también.

No es posible pasar 6 años “de muertito”, Andrés y a toda su gente se le contrató para tomar decisiones, no para escudarse de ellas y culpar a todos por su inacción e incapacidad.

En estos casi tres años López tiene ya varios errores propios que se destacan y deberían acosarlo por las noches, pero el mayor de ellos está en enterarse y creerse sus otros datos, de usarlos como pantalla y preferir pelear con zopilotes en vez de quitarse el olor que los atrae. Dicha peste siempre estará en el escrutinio y habrá muchos cuchillos en su espalda, pero si se arremangara el saco y se pusiera a trabajar crearía las condiciones para que no le dolieran.

Su infierno son los otros gobiernos que con su pura existencia evidencian su negligencia, son sus otros datos en que se quiere escudar, pero le crean más problemas de los que solucionan.

Su infierno está en la gente que divide para que no le cuestionen, pero que jamás podrá mantener en paz.

Su infierno está en las redes que usó, dejó crecer y hoy le exigen, en los medios que utilizó y hoy lo atormentan.

Pero su mayor infierno está en él mismo que jamás estará a la altura de lo que quiso ser y no hay cantidad de otros datos que cubran lo que él sabe y cada vez más gente ve.

#OPINAenDICES