El Presidente olvida sus responsabilidades como encargado del ejecutivo Federal y se convierte en un inquisidor que  adiestra y siniestra acusa y señala de corruptos a todo el mundo, señala Jesús Ortega 

El expresidente nacional del PRD señala que esta es la razón por la cual la administración pública de la nación está tan mal, ya que el Presidente “acusa de herejes a todos aquellos que piensan diferente a él”. 

En sentido totalmente diferente a este principio fundamental de la justicia, señala Ortega al referirse a la presunción de inocencia,  el Presidente de la República aplica el concepto de que todos somos culpables hasta que demostremos nuestra inocencia. Por eso todos los días sin excepción acusa, señala, estigmatiza a académicos, e intelectuales, a maestros, a empresarios, a ex funcionarios, a políticos, a ciudadanas y ciudadanos que simplemente disienten de su posición política y contrarían su forma de gobierno. 

“La Declaración Universal de los Derechos Humanos establece que el principio fundamental para la aplicación de una justicia verdadera es que todos somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario Igualmente en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, se dice que toda persona que sea imputada por la autoridad debe de ser tratada como inocente hasta que se pudiera comprobar su culpabilidad.”, agrega. 

#OPINAenDICES