El Presidente López Obrador ha declarado en una mañanera que la historia lo juzgará. Fiel a esta tradición de los líderes mesiánicos considera que controla el derecho de escribir la historia porque esa la hacen los ganadores y desde la soberbia del triunfo, sabe que tiene controlado todo porque él encarna al pueblo mismo, señala Oswaldo Ríos.

El analista afirma que sí, el presidente López Obrador pasará a la historia como el presidente ensangrentado, ese de los 100 mil asesinatos en apenas tres años de mal gobierno; el Presidente indolente, ese que permitió que 1 millón de Mexicanos muriera por la epidemia de coronavirus y que muchas personas no tuvieran acceso a medicamentos ni a camas de hospital. 

“El Presidente corrupto que solapó y permitió la corrupción de sus hermanos, el enriquecimiento de sus funcionarios predilectos y que utilizó a la justicia para perseguir a los adversarios. El Presidente empobrecedor porque permitió que 4 millones de mexicanos engrosen las filas de la pobreza. El que perdió dos millones de empleos en los tres años de mal gobierno y el que permitió la muerte de un millón de empresas”, señala Ríos. 

“El Presidente entreguista que intervino en las elecciones de Estados Unidos y que le aplaudió hasta que se le hincharon las manos a Donald Trump, el Presidente que dijo que los mexicanos éramos violadores, adictos y asesinos. El Presidente incongruente que se convirtió en todo lo que juró destruir porque siempre hay un tuit y cada tuit recuerda que hoy López Obrador es la grotesca caricatura del mal gobierno que se hartó de cuestionar como oposición”, menciona. 

Te recomendamos leer esto:  Carece Gobierno de capacidad en seguridad

Ríos concluye: “sí, la historia juzgará a López Obrador como el presidente que se mintió a sí mismo, el presidente que traicionó a 30 millones de electores y el presidente que se robó la esperanza de un pueblo, que votó por un falso demócrata que en realidad era un tirano.”

#OPINAenDICES