La Mañanera es piedra de los sacrificios, y ahora fue contra Delfina Gómez, titular de la SEP. Por una responsiva para el regreso a clases, el Presidente tachó de burocrática, autoritaria y corrupta a la dependencia, y todo para salvar su pellejo ante las críticas, sostiene Lázaro Ríos.

El consultor refiere que, en la lógica de la 4T, primero hay que salvar al líder único y después investigar qué pasó.

Esta vez, al “Tlatoani” Andrés Manuel le tocó dejar caer el pedernal con furia sobre la SEP ante el único fin de salvar su pellejo.

“Y todo por una carta responsiva que deberían firmar los padres para que los chiquillos que fueran a clases repartieran la responsabilidad de la salud”, explica.

“Delfina anunció la carta hace días en la mañanera; AMLO lo escuchó atentamente, aceptó y calló como momia”.

Tres días después, agrega Ríos, y con una genuina ola de reclamo ciudadano ante la carta responsiva, el Presidente “le puso una revolcada pública” a Delfina, desconociendo la carta y echando la culpa a la burocracia de la SEP. 

Los llamó burocráticos, autoritarios y corruptos y se deslindó de la carta.

“Que gacho debe ser tener un jefe que te sacrifica ante todos con tal de salvar su pellejo y, sobre todo, con mentiras. La acción de gobierno en el regreso a clases es errática y sospechosa. AMLO está derrotado, lo sabe, y por eso está enojado”, afirma Ríos.

#OPINAenDICES