Nuevamente la violencia en contra de las mujeres se vuelve un tema que rebasa al estado mexicano primero con la desaparición de una mujer en cancún, Bianca Alexis quien después de 24 horas de estar desaparecida aparece sin vida y con claras muestras de tortura, menciona Luis Antonio García del Observatorio Ciudadano. 

Ante ello organizaciones feministas más la sociedad civil en su conjunto deciden convocar a una movilización de protesta que tendría como fin último el Palacio Municipal de Benito Juárez, conocido más popularmente como Cancún, Quintana Roo. 

Todo esto parecía ser algo normal, una jornada de protesta pero entre los ánimos caldeados de las manifestantes personal del municipio que se encontraba aún dentro, y una orden policial completamente incompresible, la movilización fue reprimida y fue dispersada mediante el uso de armas de fuego violentando cualquier protocolo mundialmente aprobado disparando algunas balas al aire y otras en contra de las y los manifestantes. 

El resultado es tres o cuatro personas heridas, ni siquiera a estas horas las versiones oficiales se han puesto de acuerdo, al menos una de ellas, reportera lesionada por herida de bala

Esto, bajo ninguna circunstancia es admisible o tolerable por parte de la sociedad, esto tendría que llevarnos a reflexionar, primero sobre qué estamos haciendo mal para que las mujeres sigan siendo violentadas, desaparecidas, asesinadas, sin que parezca que nada pueda ponerle freno a esa violencia que atenta contra más de la mitad de nuestra población. Segundo, qué estamos haciendo mal para que las autoridades se mantengan indolentes ante un problema que nos conmueve a todas y todos y que debiera ser materia prioritaria de su trabajo. Tercero, qué pasa con los protocolos que ignoran, qué pasa con la violencia hacia la sociedad y qué consecuencias va a traer para aquellos que son responsables de esta agresión. Justicia para Alexis, justicia para quienes se manifestaron y castigo a los responsables.

Te recomendamos leer esto:  México requiere de liderazgos y contrapesos