Una cosa es incumplir una promesa, una meta… otra muy distinta es mentir, sabiendo de antemano que no se hará lo que afirma. El presidente Andrés Manuel ha hecho de la mentira su caballo de batalla, afirma Lázaro Ríos

Hace días  el Presidente López comentó que desea con el alma que ya no se utilicen combustibles fósiles para producir energía y añadió que las energías alternativas están retrasadas y que existe un doble discurso sobre la producción de petróleo en los países ricos. “Desear con el alma y joder en los hechos es el discurso del golpeador, del acosador y así actúa AMLO”, sostiene el consultor.

El Presidente dice no querer quemar petróleo, pero construye Dos Bocas, compra el resto de Deer park y rehabilita seis refinerías. Con su reforma energética, que está detenida en la SCJN, pone en la cola a las energías limpias, las castiga y ahuyenta la inversión. “La 4T nos está condenando a ser un país con una huella de energía sucia que un día nos cobrará muy caro en mercados e inversiones. Engañar es vil, pero que lo haga el Presidente es un acto descomunal de deshonestidad y más si abraza el mantra no engañar, no mentir”, concluye Ríos.

#OPINAenDICES