Morena, el que para poder ganar las elecciones del 2018 se dedicó a recoger el cascajo de todos los partidos políticos y a todos esos innombrables que ni el PRI, PAN y PRD quisieron, hoy nos vuelve a mostrar su peor lado en los nombramientos de los aspirantes a las 15 gubernaturas que están en juego en 2021

Definieron que sería por medio de encuestas el método adecuado para no agarrarse a sillazos y golpes, pero oh sorpresa, nadie sabe cómo se levantan dichas encuestas ni cómo se obtienen los resultados, que hasta los propios militantes han acusado fraude y tildado de espurios a las y los ganadores. Y la verdad no los culpo, pues si a mí me dijeran que Ivonne Cisneros Luján es la encargada de la Comisión Nacional de Encuestas, yo también cuestionaría los resultados.

El embrollo es tan grande que en Sinaloa y en Guerrero ya van por la segunda vuelta en la encuesta, pues no se han podido poner de acuerdo ni los  aspirantes ni la dirigencia nacional

En Michoacán tomaron las oficinas del partido para no permitir la imposición de Cristóbal Arias. En Nuevo León ganó la expriista Clara Luz Flores, propuesta por su aliado, el Partido Verde. Mientras que en Sonora van con Durazo, ex secretario de Seguridad Pública, quien por más que trató de maquillar las cifras, nunca percibimos el punto de inflexión de la inseguridad

En Querétaro repitieron con Celia Maya y en Morena, como la legalidad no importa tanto como la calidad moral, en Campeche tendrán de candidata a Layda Sansores, quien en teoría vive y gobierna la Alcaldía Álvaro Obregón de la CDMX 

Te recomendamos leer esto:  La mayoría peligrosa

No hubo sorpresas en otros estados como baja California Sur, Chihuahua, Colima y Tlaxcala, donde los Superdelegados naturalmente ganaron la encuesta.

Mientras que en San Luis Potosí tienen 3 aspirantes y en Zacatecas van con David Monreal y es, ya saben, el cacicazgo de los Monreal pervive, aunque nos digan que eso ya se acabó con la llamada Cuarta Transformación que tanto cacarea López Obrador. 

#OpinaEnDices  @Avieu