Liberación de Ovidio, muertos por medicinas contaminadas en Pemex, inundaciones en Tabasco, pacientes muertos por lluvias en Tula, desabasto de medicinas… hechos que marcaron la mitad del sexenio y con cero responsables, recapitula Avi S. Borges.

La asesora política y creadora de contenido digital refiere que se inicia un nuevo año y todavía México no es como Dinamarca, aún existe corrupción e impunidad; la ineptitud y negligencia es el sello de este gobierno.

“Pero como al Presidente le encanta culpar al pasado, yo espero que este año asuma su responsabilidad por los errores cometidos bajo su mandato”, indica.

Avi recuerda que en 2019 el Presidente Andrés Manuel López Obrador dio la orden de liberar a Ovidio Guzmán y ahora él le pide una explicación a Felipe Calderón sobre García Luna.

“Pero del ‘culiacanazo’ nos tenemos que conformar con su: si hicimos bien o hicimos mal, ya la historia nos dirá”, comenta.

Agrega que en 2020 un total de 14 personas perdieron la vida porque en el hospital regional de Pemex, en Villahermosa, Tabasco, les fue administrada hepadina sódica contaminada, aún cuando las autoridades del hospital tenían conocimiento de las afectaciones que estaban presentando las víctimas a consecuencia del medicamento.

“Y ¿saben qué? Ya es 2022 y no hay ningún detenido”, refiere.

También 2020 estuvo marcado por la catástrofe en Tabasco, pues para no inundar la capital, el Presidente tomó la decisión de inundar a los más pobres. La explicación fue: tuvimos que optar entre inconvenientes.

“Tampoco hubo sanción alguna para él o los responsables”, apunta.

En 2021, 16 pacientes del Hospital General número 5 de Tula, Hidalgo murieron ahogados porque ninguna autoridad previno al personal del hospital de que el Río Tula se desbordaría

Te recomendamos leer esto:  Popularidad antes que gobernar

“Dicha omisión también dejó más de 30 mil damnificados y, nuevamente, cero detenidos o cesados”, expone.

Avi agrega que ya para nadie es sorpresa que no se ha podido resolver el desabasto de medicamentos a pesar de las promesas, de hacer convenios con la UNOPS y hasta de reconvenir públicamente a Jorge Alcocer y López Gatell.

De esta manera, niños con cáncer y prácticamente cualquier enfermo con padecimientos crónicos han interrumpido sus tratamientos, pero no hay culpables; es más, ni siquiera hay denuncias por la supuesta corrupción de las farmacéuticas del pasado.

“Tres años de fallas, errores y omisiones. Ni perdón, ni olvido, señor Presidente”, remata.

#OPINAenDICES