La ausencia del presidente de México en las cumbres internacionales nos cobrará factura en el futuro. La asistencia del jefe de estado a estos foros es indispensable porque ahí se congregan líderes mundiales y se toman decisiones que impactan a nuestro país, apunta Mariana Gómez del Campo. 

“La ausencia del presidente en la asamblea general de la ONU, en la reunión del G20 o de la COP 26 desperdicia las oportunidades que tanto trabajo diplomático le ha costado a México y además nos borra del mapa mundial. 

“Lo que pasa en el mundo nos afecta, y eso no le ha quedado claro a un gobierno que todavía insiste en qué la mejor política exterior es la interior. 

“En tan solo 3 años México ha pasado de ser promotor de políticas internacionales a estar en un penoso grupo que se dedica a legitimar dictadores”, concluye la diputada federal.

#OPINAenDICES